imagen casa

Nuestra dirección

C/Carretas,14 4ºH - 28012 Madrid

Imagen correo

Email de contacto

info@sertecderelojeria.com

logo skype

91 522 11 41

Teléfono de contacto / Skype

logo facebook
logo google
logo twitter

La historia del reloj de pulsera

Jueves, 17 de Mayo de 2018

El reloj de pulsera es una adaptación del reloj de bolsillo. Esta conversión no fue algo que ocurrió de la noche a la mañana, sino que se trató de una cuestión de practicidad.

El reloj de pulsera es una adaptación del reloj de bolsillo. Esta conversión no fue algo que ocurrió de la noche a la mañana, sino que se trató de una cuestión de practicidad.

A principios del siglo XV, los relojes móviles, fabricados por Peter Henlein, eran los relojes de bolsillo. Estos relojes fueron posibles gracias al descubrimiento del muelle de tracción, que permitió que el péndulo fuera sustituido como elemento para marcar el ritmo. Gracias a este invento, se consiguió reducir el tamaño de los relojes.

En el año 1812 se construyó el primer reloj de pulsera, para Caroline, reina de Nápoles y hermana de Napoleón. Pero aun así, los relojes de bolsillo seguían predominando. Hasta comienzos del siglo XX no empieza el reloj de pulsera a predominar.

Aquí fue cuando las damas comenzaron a poner de moda unos pequeños relojes de bolsillo que llevaban en la muñeca. Además, los pilotos, por aquella época, necesitaban el reloj para realizar mediciones rápidas, y se tenían que atar los relojes de bolsillo a la pierna o a la muñeca para no distraerse. Por ello, un piloto pidió a Louis Cartier que le fabricara un reloj que pudiera llevar en la muñeca.

A lo largo de la primera guerra mundial, los relojes de muñeca se empezaron a utilizar por los militares, llegando también a la sociedad civil. Finalizada la guerra, el reloj de pulsera se había convertido en algo estándar.

El concepto de reloj que conocemos hoy en día es el resultado de la evolución de las necesidades funcionales, y de las imposiciones estéticas que se han ido dando a lo largo de la historia, pasando de los primeros relojes que los hombres llevaban en sus bolsillos, hasta los relojes de pulsera que conocemos a día de hoy.

Actualmente, los relojes de bolsillo se transmiten como reliquias de familia, y algunos se venden como antigüedades muy valiosas, ya que muy pocos todavía los utilizan.

Si tiene algún problema con su reloj, nosotros tenemos la solución. Somos SERTEC, Servicio Técnico Oficial de Relojería. Para cualquier consulta, nos encontramos en C/ Carretas, 14 4ºH, en Madrid. También puede escribirnos a info@sertecderelojeria.com, o llamar a nuestro teéfono 91 522 11 41.

Diseño Web :: Internacionalweb.com